BRINDANDO SOBRE LOS ESCOMBROS

Entrada destacada

PERIODISMO DUTY FREE Y ANIMALES SUELTOS

Aquí están los periodistas a los que la DAIA les pagó un viaje a Israel en marzo 2018. El más alto en esta foto (bajo la leyenda "...

lunes, 22 de julio de 2019

ATENTADO A LA AMIA: "FUE BIN LADEN"

En octubre de 2001,  los grandes medios anunciaron el involucramiento de Al Qaeda en el atentado perpetrado siete años y tres meses antes en Buenos Aires.    
Era tal la necesidad urgente de instalar una cortina de humo que desviara la atención,  que los guionistas de la historia oficial no tuvieron inconveniente en reemplazar a Hezbollah por la red de Osama Bin Laden.
Presencié la increíble teatralización realizada en los tribunales de Comodoro Py,  donde me encontraba asistiendo al juicio oral contra Telleldín y los policías bonaerenses.   Y así lo relaté:  

jueves, 18 de julio de 2019

ÚLTIMO FAX DE AMIA












Al momento de la explosión de AMIA,  me encontraba en la sede del periódico "Nueva Sión" del que era director,  en el barrio de Almagro.   Se sintió un gran estruendo y vibraron los vidrios.  Recuerdo aún la bandada de pájaros asustados volando por la plaza.    Tuve un mal presentimiento,  confirmado minutos después por un llamado.
Un taxi, junto a un compañero,  rumbo a la zona del desastre,  hasta no poder avanzar más.  Luego a pie, caminando dificultosamente,  para ver un panorama indescriptible,  inconcebible.    Me recuerdo gritándole con furia a un policía que miraba imperturbable, y mi compañero que no entendía porqué.  Yo tampoco sabía, todavía,  exactamente porqué.
Vidrios,  escombros,  sangre, corridas,  llantos,  miedo,  desconcierto, horror,  bronca y sensación de indefensión.   Los asesinos están entre nosotros.
Listas de heridos y fallecidos.  Ir por los hospitales. Búsquedas desesperadas. Desorganización en las tareas de rescate y de preservación de pruebas.  Seres queridos que no aparecen.
Amenazas de bomba,  y noticias falsas:   fue un pequeño "artefacto nuclear".  O un "arsenal".  O una "interna entre judíos".   
Y Menem!. Y Menem...   
Saqueos.  Si,  saqueadores que aprovechaban para robar pertenencias en la zona del desastre, supuestamente custodiada.
Solidaridad.   Mucha.  De médicxs,  enfermerxs, voluntarixs y todo tipo de gente común conmovida por la masacre.  
Algunos de los recuerdos que hoy,  a 25 años,  emergen a borbotones.
Pasada la primera jornada de esa semana terrible, ciertos documentos pasaron a tener relevancia histórica,  o emocional.
Como el fax que ilustra esta nota,  que conservé desde entonces.  

martes, 16 de julio de 2019

BANCO MAYO Y ENCUBRIMIENTO DE AMIA. LA MEMORIA NO PRESCRIBE


"Clarín",  27 de mayo de 1996



El 10 de abril de 1996 se realizó una negociación clandestina entre el entonces juez Juan José Galeano y el preso Carlos Telleldín para que éste último cambiara sus declaraciones anteriores relativas a la Trafic cuyo fragmento numerado de motor fue irregularmente hallado entre los escombros de la AMIA,  e inculpara a unos policías bonaerenses,  a cambio de una coima de más de  US400.000,  desviando así la investigación.

Galeano grababa con cámaras ocultas instaladas en el juzgado esa tarea preparatoria de los delitos de peculado, prevaricato y encubrimiento por los que el juez fue luego destituído, y condenado a pena de prisión.  El video de la negociación del soborno para obtener una declaración falsa (con la que se logró torcer la pesquisa) fue exhibido reservadamente por Galeano al titular de la DAIA (y del Banco Mayo) Rubén Beraja,  con quien compartía los avances de la maniobra.

Así fue que se cerró el acuerdo:   el 5 de julio de 1996,  con Telleldín en el despacho de Galeano,  la SIDE comandada por Anzorreguy le pagó la mitad de esa suma convenida a la esposa de Telleldín,  Ana Boragni,  y ésta se lo confirmó en el momento por celular,  tras lo cual Telleldín declaró y firmó lo que que el gobierno y el juzgado le pidieron. Allí nació la falsa pista de los policías bonaeresenses,  con la que el menemismo y sus aliados locales e internacionales mantuvieron la causa AMIA orbitando en torno a una hipótesis falsa.  Bien lejos de los perpetradores,  sus cómplices y encubridores.

Justo en medio de las dos fechas mencionadas (la del video, 10 de abril de 1996, y la del efectivo pago,  5 de julio de 1996),  es decir,  en plena época de desarrollo de la mayor estafa procesal de la causa AMIA,  el Banco Mayo y Presidencia de la Nación anunciaron el lanzamiento de un proyecto conjunto.   

viernes, 12 de julio de 2019

1994: "MAL OLOR EN LOS SERVICIOS"

Ilustración de Langer,  publicada en "Nueva Sión" Nro. 788 de diciembre de 1994.  El amargo chiste del humorista plasmaba una realidad que este autor confirmaría junto a la periodista Miriam Lewin años después, tal como develamos en el libro "Iosi, el espía arrepentido":  los servicios de inteligencia espiaban a la comunidad judía y no ayudaron a prevenir ni a esclarecer el atentado. Arriba: correo de lectores denostando la existencia de "dirigentes comunitarios colaboracionistas".




Setiembre de 1994:   acompañados del humor corrosivo de Langer,  denunciábamos el torcido accionar de los servicios de inteligencia.      Y también advertíamos,  en palabras de Rogelio García Lupo  (ver más abajo) que  "si se investiga a fondo, podría quedar salpicado el presidente y su familia".

PASTEUR 632




El tema del certamen literario en ese año 1994 era la discriminación.  Los miembros del jurado habíamos seleccionado un par de cuentos.   Antes de la entrega de premios, se produjo el atentado a la AMIA.   
Al revisar los datos de los autores elegidos, advertimos con estupor que una de las distinguidas vivía en el edificio de enfrente a la mutual arrasada por el odio asesino. No sabíamos cuál habría sido su suerte...

miércoles, 3 de julio de 2019

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE MENEM, 20 DE JULIO 1994

La noche del 20 de julio de 1994 escribí esta carta abierta a Menem, publicada el 22 y citada días después en "The New York Times".    Le reclamaba al presidente que no usara la tragedia para fines subalternos,  que cortara las maniobras de desinformación, y que no pusiera a nazis a investigar el atentado.  Contemporáneamnte,  desde el gobierno comenzaba a organizarse el encubrimiento.  
Y nazis y antisemitas como Guglielminetti, Vergéz y Galimberti -entre muchísimos otros- serían elegidos para "colaborar" con la SIDE y el Juzgado.