BRINDANDO SOBRE LOS ESCOMBROS

Entrada destacada

PERIODISMO DUTY FREE Y ANIMALES SUELTOS

Aquí están los periodistas a los que la DAIA les pagó un viaje a Israel en marzo 2018. El más alto en esta foto (bajo la leyenda "...

martes, 30 de octubre de 2018

EL PÁJARO OSCURECE SUS PLUMAS - APUNTES SOBRE LA INFAMIA DE JUAN JOSE SALINAS


por Jorge Elbaum* y Horacio Lutzky

El periodista Juan José Salinas (a) “el pájaro”, ha  completado un llamativo giro en relación con su descripción e interpretación del atentado a la AMIA/DAIA. El derrotero de su “investigación” (que no es más que una suma incoherente de datos) se inicia en sus diferentes (disímiles) versiones sobre el hecho trágico que segó la vida de 85 personas. En publicaciones anteriores ha afirmado que los autores de la masacre tenían relación con grupos fundamentalistas musulmanes. Más tarde que la camioneta Trafic fue utilizada para llevar a cabo el atentado. Y ahora que los israelíes fueron autores o cómplices del mismo. En su último libro, “La infamia” pasa a sostener la autoría israelí de la masacre, incorporando como fuentes de su “revelación” a conocidos militantes judeofóbicos, interesados en culpabilizar a las víctimas de la tragedia, profundizando de esa manera en las yuxtapuestas líneas de encubrimiento encargadas de impedir el acceso a la verdad plena que merece la sociedad argentina y fundamentalmente los familiares de los asesinados.  

viernes, 5 de octubre de 2018

LA PRISIÓN A LULA Y LA CAUSA AMIA

La causa AMIA condensa lo peor del drama argentino de los últimos 25 años. Un juez venal que violó la ley, negoció ilegalmente con testigos, fabricó pruebas, ocultó evidencia, y hasta intervino en el pago de una enorme coima a un preso para comprarle una declaración que interesaba al poder. Armó un gigantesco expediente con una historia falsa.
Algunos medios lo sabían, y negociaron con el señor juez. Otros se sumaron tiempo después, porque la fábula del magistrado les resultó funcional a sus.intereses políticos: el encubrimiento del atentado se realizó en la época en que ocurrió la masacre, pleno gobierno neoliberal de Carlos Menem, que se prolongó unos cinco años más tras la explosión. Allí se tapó todo.
Sin embargo, cuando una década después del atentado el kirchnerismo fue el enemigo a vencer por el establishment y las corporaciones, el verdadero encubrimiento desapareció como por arte de magia, y la causa AMIA se convirtió en un poderoso instrumento de persecución política.    Un modelo para el "lawfare" que se  perpetra también en Brasil