BRINDANDO SOBRE LOS ESCOMBROS

Entrada destacada

PERIODISMO DUTY FREE Y ANIMALES SUELTOS

Aquí están los periodistas a los que la DAIA les pagó un viaje a Israel en marzo 2018. El más alto en esta foto (bajo la leyenda "...

lunes, 11 de febrero de 2019

BONADIO Y AMIA. UNA RELACIÓN SINIESTRA



ENTRE LOS ACUSADORES POR EL MEMORANDUM SE ESCONDEN ENCUBRIDORES DEL ATENTADO,  como explico en mi libro "La Explosión".    Justamente por ello,  en el año 2005 el juez Bonadío fue separado de la investigación por su "doble rol de magistrado y de sospechoso": 

En “La Explosión" planteo la evidente vinculación entre el tráfico ilegal de armas de Menem a Croacia -y a través de ésta a la Bosnia musulmana-   y el encubrimiento del atentado a la AMIA. 

Escribió al respecto el periodista Luis Bruschtein en Página/12:

“En ese contexto se dieron los atentados a la embajada y la AMIA, la voladura de la fábrica militar de Río Tercero y la muerte de Carlos Menem Jr. Un contexto tan evidente, con una connotación de enormes riesgos, en el que Argentina se había convertido en el centro neurálgico de zonas de guerras que conmovían al mundo, fue absolutamente ignorado en cualquier investigación. El periodista Horacio Lutzky, que ha investigado con seriedad la voladura de la AMIA, hace algunas de estas reflexiones en su libro “La explosión”. Esa hipótesis explicaría el interés del gobierno israelí por ocultar los hechos y la actitud encubridora por parte de un sector de la colectividad judía referenciada con el gobierno derechista de ese país. Si los atentados estuvieron conectados con ese escenario –lo cual es muy probable porque comparten una híperdimensión que excede a los argentinos– no podía quedar expuesta la participación del Mossad y del gobierno argentino en esa conspiración bélica internacional y el consecuente meganegociado de armas”.  

VER MÁS:

EN DIÁLOGO CON HORACIO EMBÓN


LINK A LA NOTA: DIÁLOGO CON EL PERIODISTA HORACIO EMBÓN

viernes, 1 de febrero de 2019

LOS OPERADORES MEDIÁTICOS


La esperpéntica denuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina, Timerman y otros miembros del gobierno anterior se apoyó  -antes y después de ser presentada-  en un grupo de operadores de prensa de medios hegemónicos que fueron su tropa de infantería.   No son pocos,  y se articularon en una lucrativa tarea de demolición contra el kirchnerismo,  que prosiguió tras la muerte de Nisman con inventos de todo tipo.   Como los que nos llevaron con Miriam Lewin a explicar en "Página/12" las mentiras de Nicolás Wiñaski:  

De entre ellos,  dos en especial tuvieron un rol decisivo en la maniobra,  porque la denuncia de Nisman los cita una y otra vez como supuesta fuente irreprochable de su presentación:  los dichos de José "Pepe" Eliaschev y de Gabriel Levinas ocupan reiterados párrafos de la denuncia del fiscal,  dándolos por ciertos,  serios y veraces.     Pero una cosa es lo que sostienen al amparo de los multimedios que los conchaban, y otra lo que resulta de analizar del modo más elemental lo que existe en los expedientes.     
Los siguientes extractos de la denuncia de Nisman muestran que lo de Levinas no es otra cosa que lo que le dijeron al oído  "fuentes oficiosas de la cancillería de Israel" (SIC).    
Por su parte,  lo de Eliaschev  (muy reverenciado por el establishment. Ver mi nota: http://www.nuestrasvoces.com.ar/mi-voz/eliaschev-la-daiapro-encubrimiento/)  sería directamente desopilante,  si no fuera por las trágicas consecuencias de toda esta operación,  particularmente sobre los últimos días con vida de Timerman.  Quien se encargó de detallar el papelón judicial de Eliaschev ante la inacción de Nisman fue el juez Daniel Rafecas,  en los siguientes tramos de la resolución con la que desestimó la denuncia.
Un material fundamental y poco conocido,  para comprender las diferencias entre operaciones mediáticas y verdad,  entre titulares de diarios y pruebas judiciales.       
A continuación, dos extractos de la denuncia de Nisman.  Y luego, el imperdible análisis de Rafecas sobre la estruendosa "revelación" de Eliaschev en "Perfil":



Expresó Rafecas en su resolución: